Extrañezas del mundo 1.

Quiero empezar una historia sin final, para que mis sucesores puedan continuarla, no tiene fin, no acaba, tan solo, existe. Puede empezar de una manera extraña, contando la vida de cualquier persona del universo, de cualquier planeta, de la vida en sí, de todos los vagabundos, de los perros, puede tratar también de gatos, o de unicornios si es preciso. Pero yo quiero empezar mi historia, de una manera distinta a los demás, parecida, pero no igual, porque nada en este mundo es igual…

 

Estaban dos perros y dos gatos, hablando de sus cosas, de cómo iba la vida en su mundo, porque el mundo de cada uno es muy pero que muy extenso. Y así, hablando tranquilamente, suspirando a veces, maullando, ladrando, se contaban cómo les iban los negocios, que mucho le había costado conseguir esa casa, y mantener a los hijos, que eso no es moco de pavo.

-Pues he conseguido el basurero más lujoso de toda la ciudad-maullaba uno de los gatos.

-Bah, eso no es nada comparado con la dueña que tiene mi mujer. Nos hace bocaditos de atún y caviar, ¡todos los domingos!-ladraba un perro.

-Pues mi hijo ha ganado el concurso de cacería de ratas comarcal, que eso si que es un logro. Hemos comido raspas de pescado tres días seguidos. Estoy muy orgulloso de él.-maullaba el segundo gato.

-Pues yo…yo sigo soltero, sin comida, sin casa, vagabundeando por ahí, por las calles, sin nada que hacer, pero me lo paso bien. No trabajo, y tampoco tengo que limpiar, a veces me voy a los lavaderos a molestar a los humanos. ¡Me lo paso como los chihuahuas en Miami!

-Eso si que es tener suerte, amigo, aunque, ¿no te cansas?

-¿Yo? Para nada. Todo el día para arriba y para abajo…Como donde pillo, duermo también donde pillo. Todo asegurado. Todo gratis. Hasta que me muera.

Los otros perros pensaron que estaba loco, que si no encontraba comida se podría morir de hambre,  ¿y el agua? ¿De dónde saca el agua ese tipo? No cabían en sí de asombro, pero decidieron dejarlo pasar.

Ahora tú, tú decides que quieres hacer con tu vida. Estar, o no estar. Volar, subir a la cima, u dejarte llevar por el paraíso del turismo. Ojo, del turismo, no del vagabundeo ni tener que pedir en los metros, ¿eh?

Gracias por su colaboración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s