Tus buenos recuerdos.

Las veces que piensas que todo va bien, que la gente que te quiere está ahí, esas veces yo aprendí a disfrutarlas. Aprendí a disfrutar de las veces que me contaba historias de mi familia y anécdotas con las que acababa con dolor de barriga de la risa. Las veces que me halagaba diciendo que yo era la que ”más comía la comida que ella hacía” y que era la más buena. La abrazaba cuando la veía y cuando me iba a ir. La recuerdo siempre en la cocina, con su delantal puesto y con su muleta. Te alegraba los días. O cuando venía con su bote de pastillas lleno de monedas de un euro que luego me daba a escondidas, esos botes que todavía sigo guardando para tenerlos de recuerdo. Yo siempre tan previsora. Y al menos pensar y saber que nunca he discutido con ella y que siempre tenía una sonrisa para ella. He disfrutado de su presencia menos veces que sus demás nietos, pero he sabido aprovechar cuando la veía. Aún ahora que ya no está, sé mirar hacia delante y tenerla en mi cabeza, siempre presente, para que sepa que aquel cuadro que está colgado en la pared de su casa es mío, y soy capaz de hacerlo con el esfuerzo de saber que le encantará, y todo lo que haga en mi vida será porque ella me ha aportado un trocito de ella, y aún más, decir que estoy orgullosa de ella y de todo el esfuerzo que ha hecho durante su vida. Era un ejemplo a seguir, es mi ejemplo a seguir.

Te quiero abuela.

Anuncios

3 thoughts on “Tus buenos recuerdos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s