Y luego estoy yo.

Hay muchos tipos de mujeres. De esas que les gustan que le protejan, que las lleven de compras y que le digan que están preciosas. De esas que no necesitan nada, que el mundo es suyo y que manden a la mierda lo que hay alrededor. También existen las románticas, las que desean vivir su cuento de película. O esas que son duras por fuera y tan solo son magdalenas por dentro. Conozco a muchos tipos de mujeres, todas y cada una tan maravillosas. Existen las malas, las dañinas, las que tan solo se dedican a jugar. Las destinadas a ser madres, las destinadas a ser esposas. Están las destinadas a ser las malas de la película, aquellas que necesitan vestirse de catwoman y las que quieren quedarse charlando después de un día agotador. 
Las que escuchan rap, las que escuchan a Mozart, a las que le gusta el pop y sueñan con ser una estrella del rock. Las buenas de nacimiento y las malas de aprendizaje, las que perdonan al amor de su vida y aquellas que jamás lo encuentran. Van de hombre en hombre, se divierten. Pero todas y cada una de ellas son un mundo, una historia, una canción, un beso, una borrachera, un amor…son únicas.Imagen

Anuncios

2 comentarios en “Y luego estoy yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s