La chica de aquella ventana.

[…]

Cerré la nota y cogí el regalo. Abrí la tapadera y dentro de la caja había muchas cosas. Empecé a sacarlas. El regalo contenía una brújula, un reloj, una foto con su marco, y un cuaderno. Por dentro, la caja estaba decorada con tela de seda mullida. Cada regalo tenía un papelito por detrás. Cogí la brújula y leí:

Esta brújula pertenecía a tu padre. La utilizaba mucho cuando salíamos al campo. Era muy divertido.

Después, cogí el reloj:

Era el reloj favorito de tu madre, lo llevó en una de sus mejores actuaciones, o la que ella pensaba que era la mejor, la primera actuación después de que tu nacieses.

Empezaba a ser entretenido. Cogí el marco de fotos y deposité el reloj en la mesa. En la foto salían cuatro personas. Dos adultos, una niña, y un bebé en los brazos de la mujer. Empecé a intuir quienes eran. Pero leí el papelito para estar seguro.

Estos somos tu padre, tu madre, tú y yo. Seguro que con tu coeficiente intelectual habrás podido descifrar quien era. Ahí yo solo tenía dos años, y tú tenías pocos meses.

Puse la foto en la mesa y solo faltaba el cuaderno. Pero antes de abrirlo leí la nota:

Este es el diario que tu madre escribió desde el día que tu naciste. Ve leyendo cada día unas páginas, o si quieres, cada día, lee un día escrito. En la parte izquierda del diario siempre suele poner la fecha. Léelo y aclararás muchas de tus dudas. 

[…]

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s