”Amor, amor”

La olía y su perfume era Amor, amor. De Cacharel, ella siempre había sido muy pija. Y muy romántica. Cogía el frasco pequeño y rojo entre sus manos, y con un ligero toque apretaba el pulverizador y de ahí salía amor. Y a mí se me abrían los ojos y mis fosas nasales agradecían tal perfume. Era el de las ocasiones especiales- me decía- y yo sonreía cada vez que lo olía. Después, lo volvía a colocar en el tocador de su cuarto con la dulzura de una niña. Y le pedía amor. Amor, amor, suspiraba yo. Y a juego con el rojo pasión del frasco de cristal ella pintaba sus labios, los coloreaba con delicadeza y a la vez con alguna brusquedad. Y me prohibía besarla. Y yo me volvía loco. ”Amor, amor, por favor” le suplicaba entre sonrisas y desesperación. Ella volvía a sonreír y sus dientes blancos destacaban mucho más entre sus labios carnosos y rojos. Siempre añoraba la marca roja que dejaba en mi cara, pero mucho más la que me dejaba en el corazón.

Imagen

Anuncios

2 comentarios en “”Amor, amor”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s