A-marte

Elegí irme a Marte si la condición era que vinieras conmigo, decidimos juntos las paradas que haríamos para respirar un poco, ya que era un camino largo pero gustoso. Nosotros lo elegimos. Nos llevamos mucho amor, muchas risas y sobre todo mucho cariño para el camino. También agua para los días de calor, y mantas para esos días fríos en nuestra nave espacial. Era como vivir un sueño pero sin ser sueño. A Marte, era como yo solía pronunciarlo cuando te decía que nos íbamos, que yo iba a Marte, que iba a ser contigo. Y tú reías y sabías que íbamos a llegar, aunque el camino, los baches y las turbulencias de la nave espacial nos marearan a veces, pero lo emprendimos. Y así fue como empezamos a amarnos, viajando a Marte. Las estrellas nos susurraban al oído que calláramos, pero yo pedía una y otra vez hablarte y decirte que iba a Marte. Y así, jugando entre palabras, susurros, y silencios acabamos viajando de improvisto, pero por el único camino que nos iba a llevar a la felicidad. Todo sin planearse, sin embargo no dudamos ni un momento en volar. Yo iba y voy a amarte.

Marte

Anuncios

2 thoughts on “A-marte

  1. Hola Alicia:
    Muy chulo tu relato (o como se llame lo que escribes). No sé si has leído “Crónicas Marcianas” de Ray Bradbury; es uno de mis libros de ficción favorito desde hace muchos años. Va de una colonia de terrícolas que emigra a Marte a vivir allí.
    Un beso, Gloria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s