Por ti, por mi, por nosotras

”Muchas maravillas hay en el universo; pero la obra maestra de la creación es el corazón materno.”-Ernest Bersot

Hoy no podría pensar en otra persona que no fuera mi madre. Qué mejor símbolo que ella para representar a la mujer culta que yo siempre admiré.

Por casualidades de la vida, o no tanto, hace unas semanas conocí a Laura Freixas y su ‘’no sin mujeres’’ y me costó varias veces no emocionarme, ya que yo soy de lágrima fácil, pues ella hacía una mención a las mujeres de manera tan especial como mi admiración por la persona que me dio la vida.

Lejos de querer parecer una feminista, tema que no viene al caso, lo único que quiero expresar hoy es el amor y la admiración que siento por las mujeres cultas, las mujeres que se respetan a sí mismas, por mujeres de verdad.

Decía Laura Freixas en su conferencia que lo más importante para ser escritor es leer mucho. Entonces me di cuenta de que mi madre podría haber sido escritora. Ella se sentaba después de comer y leía, viajaba y leía, y su pasión por los libros hacía que supiera mucho más de lo que yo llegaba a imaginar. Mi buhardilla está llena de libros, donde se encuentran enciclopedias, novelas históricas y libros de Stephen King (esos por cortesía de mi padre). Allí, se encuentran todos los sueños e historias escondidas en el fondo del corazón de esa mujer con una doble faceta, la débil con el corazón frágil y la fuerte con la fuerza de la inteligencia y del coraje. Simone de Beauvoir decía que ‘las arrugas de la piel son ese algo indescriptible que procede del alma’’ y yo caigo en la tentación, aun leyendo esto, como la mayoría de las mujeres, de retrasar con ayuda externa ese reflejo del alma en nuestra piel. Mi madre tenía un cajón lleno de cremas, y daba igual si eran para retrasar las arrugas, pues ella ya de por sí tenía ese algo indescriptible que procede del alma.

De mi madre no puedo dejar de mencionar su constancia, su dedicación y su esfuerzo a todo lo que hacía. Y menos a su pasión por la cultura clásica, y su (nuestro) querido latín, que me devolvió la vida cuando mi madre se fue, porque volví a escuchar sus declinaciones gracias al amor.

Solo puedo decir que vivan, vivan las mujeres porque son la muestra más bonita que tiene el mundo de mostrarnos lo bella que es la mujer y todo lo que de ella deriva, y en mi opinión, sobre todo, la maternidad, que es el tesoro más preciado que nos ha concedido el universo.

A mi madre, que  me enseñó que ‘’alea jacta est’’ y que el 90% es trabajo y el 10% inspiración.

artnouveau

La chica de la sonrisa infinita

Anuncios

2 comentarios en “Por ti, por mi, por nosotras

  1. gloria gómez cortés dijo:

    Gracias, Alicia, por ofrecernos esta dedicación tan preciosa a tu madre. Es la primera vez que leo algo tuyo donde hables de tu madre y me parece interesantísimo (lo que escribes, tu madre y tu sentimiento hacia ella).

  2. Guadalupe Blanco dijo:

    ¡Gracias Alicia por escribir sobre tu madre!. Sabes la relación tan cercana que hemos tenido (y en mi corazón sigo estando cerca de ti aunque no nos veamos). Ella era una mujer diez, fuerte, buena, cariñosa, preocupada por los demás (¿recuerdas cuántos veranos hemos pasado juntas y la buena labor de tu madre conmigo?), luchadora por lo que quería… ¡Desde el cielo estará dando gracias por la hija que tiene!. Junto a ti me siento orgullosa de ella… ¡y también de ti!

    ¡Mucho ánimo con la vida, Ali!
    Un abrazo cariñoso.
    Guadalupe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s