Pasos

Notaba aquella sensación de que sus pasos iban al compás, de que la vida no se tropezaba, que el frío de las mañanas de invierno había dejado de ser tan helador en esa mañana de Marzo, y lo agradecía, pues aparte de tener heladas las manos, muchas veces se le helaba el corazón. Sentía de alguna manera especial que el silencio de aquella mañana no era siniestro, si no agradable, y dejaba a la mente vagar libremente y a sus anchas. Llegaba gente a subirse al autobús que de alguna manera le había embaucado tanto durante ese tiempo. Se escuchaban los amortiguadores y la gente no hacía ruido, simplemente sonaban pasos, y cremalleras abriéndose al unísono. Era como escuchar música y jamás había visto belleza en ello, si no rutina y frustración.

La mañana era bella, era bonita, y tenía una magia especial que solo se puede explicar viviéndola.

pasos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s