Setecientos treinta días

He deseado cuando peor estaba que la vida mejorase, que hubiera una luz al final del túnel. Es cierto que las cosas suceden cuando menos te lo esperas, porque la luz apareció, y desde entonces, vivo con la luz encendida día tras día. Con el corazón cálido y los labios en forma de media luna.

Te deseé, te deseé con todas las fuerzas sin saber siquiera que existías. Suspiré mil veces cuando nos conocimos y me sigues dejando sin respiración. A día de hoy, la vida sigue siendo fácil y feliz. Sigue siendo como un juego en el que cada día quiero jugar a quererte.

Cómo te explico que echarte de menos es de las cosas que más me duelen, y tenerte cerca es volver a vivir. Cómo te explico que han sido setecientos treinta días sin dejar de pronunciar ”te quiero”, sin dejar de tenerte en la cabeza, sin dejar de amar. Cómo te explico que los momentos, las experiencias, las charlas, la confianza, jamás lo cambiaría. Cómo te digo que sin tí no puedo, y que juntos, es como quiero vivir. Cómo te explico que hay cosas que no soy capaz de explicar, cómo te explico que cuando te miro a los ojos pienso en la palabra ”hogar”.

Porque creo que ya lo sabes, pero para mí, el paraíso es donde estás tu.

Gracias, por todo lo que hemos vivido, porque aunque pase el tiempo, me sigues mirando, besando y queriendo con las mismas ganas del principio.

Te quiero.

IMG-20140320-WA0019

La chica de la sonrisa infinita

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s