El café

El café. Para ti era el café caliente de por las mañanas, y el café con hielo de las noches de verano. Yo no era el café con leche, ni el café cortado, ni ese café escocés que te tomabas cuando querías celebrar algo. Yo era el café. Solo café. Negro, puro, mejor portugués. Amabas cada sabor y cada textura, el aroma y a veces la espuma con dibujos que te animaban el día. Yo era café solo porque en mí podías ahogarte, podías navegarme y nadar en mí, nada comparado con los demás. Yo era tu café, labios y curvas favoritos.

Bendito café.


latazadecafe

Anuncios

2 comentarios en “El café

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s